martes, 1 de octubre de 2013

Crecer mirando a la barda



Ese parecía ser el destino de los habitantes de Villa Regina. Es que hasta hace muy poco las expectativas de crecimiento de la ciudad no miraban por sobre ese impactante frontón que forma la barda que rodea al valle en esta región.
Miles de pobladores estuvieron presentes en la inauguración del nuevo acceso  a la barda
Es quizás allí, en esa ciudad conocida también como “La Perla del Valle”, donde se hace más evidente esa idea de los habitantes del valle de estar “encerrados”, de vivir “entre bardas”.
Por eso, por lo imponente de esas “terrazas naturales” en esta ciudad, lo ocurrido el pasado 23 de septiembre seguramente quede en la historia de la joven Villa Regina. Ese día con la apertura planificada de un nuevo acceso a la barda  de algún modo se sentaron las bases de lo que será el crecimiento a futuro de esta localidad.
Para algunos será una intervención sobre la naturaleza, para otros una gran posibilidad de crecimiento.
Hoy Regina tiene una población que supera ampliamente los 30.000 habitantes y este acontecimiento permite proyectar el futuro de las familias reginenses colonizando la meseta patagónica.
Este nueva vía a la barda lleva el nombre de Gobernador Don Mario José Franco, y se prevé continuar con los trabajos de mejoramiento que a futuro incluirán asfalto e iluminación para las calles involucradas en el acceso.
El gobernador de Río Negro, Alberto Weretilneck, se refirió en la inauguración a la posibilidad de extender la urbanización al sector de bardas sin tener que avanzar sobre sectores de chacras en producción.
En este sentido el mandatario expresó: “El Valle no puede seguir perdiendo tierras que costaron tener y que nos dan trabajo, porque si no hay trabajo en las chacras, si no hay productores, trabajadores rurales, del empaque y del hielo, el futuro es un futuro con dificultades. Por eso lo primero que debe cuidar un pueblo es el lugar donde se genera trabajo y riqueza y para nosotros son las chacras”.
El intendente de Regina, Luis Albrieu,  destacó que la obra implicó una inversión de 2,5 millones de pesos y señaló que su realización “se encontraba en el inconsciente colectivo de los vecinos, que lo ligaban al futuro, con el acceso a la tierra y al trabajo”. También realizó anuncios como la construcción de una estatua de Cristo de más de 20 metros  sobre la barda que será “símbolo del futuro” y que será inaugurado en la próxima Semana Santa.
Más allá de las palabras y de las promesas, el 27 de septiembre una gran cantidad de reginenses “peregrinaron” sobre la barda con nuevos sueños y nuevas esperanzas que les permiten pensar en un futuro diferente.
La nueva obra es parte de un proyecto de urbanización de ese sector que permitirá acceder de manera directa a las 4.500 hectáreas que la comuna local posee en este sector y sobre las cuales se proyecta un desarrollo urbano, industrial y productivo.
Ahora se preguntaran muchos reginenses ¿como no soñar mirando a la barda?

 Foto: CRN

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada